¡Dé lo que no puede guardar, para ganar lo que no puede perder!

Escucha mp3
XXV Domingo Ordinario, Año C: 22 Septiembre 2013
Am 8, 4-7; Sal 112; 1 Tim 2, 1-8; Lc 16, 1-13

Hoy oímos a nuestro Señor Jesús a la parábola que a menudo se conoce como el “administrador infiel.” Y puede ser una parábola confusa, porque parece que a veces Jesús está cambiando entre los diferentes detalles de su parábola, y diferentes analogías. Pero si pensamos en esto un poco, creo que descubrimos un mensaje único y básico que está tratando de transmitir a nosotros.

Para empezar, podemos decir que nosotros somos como el administrador—usted y yo. Parecidos a él al principio de la parábola, estamos aquí en esta vida terrenal, con nuestra situación actual y un buen número de recursos a nuestra disposición. ¿Qué recursos tenemos? Bueno,

  • sin duda el dinero y las posesiones materiales;
  • y también nuestros talentos y nuestras experiencias;
  • nuestras relaciones, como la familia y amigos;
  • y nuestro tiempo, todos los minutos de cada día.

Tenemos todo esto a nuestra disposición.

Pero esto no va a durar para siempre. El hombre de la parábola está a punto de perder su cargo la administración: su trabajo, su hogar en la casa del amo, toda su situación. Muy pronto estará fuera en la calle y todo será diferente. Todos los recursos que había tenido estarán fuera de sus manos, para siempre. Y así es con nosotros también. Algún día, nuestra vida terrenal llegará a su fin—cuando morimos, o cuando Jesús regrese, lo que ocurra primero. Y en ese momento todos nuestros antiguos recursos serán dejados atrás. Como se suele decir, no se puede llevar con usted: todo ese dinero y talento y relaciones y tiempo, todos serán dejados atrás.

Así la pregunta para el administrador, y para nosotros, es: Mientras que todavía tenemos acceso a estos recursos temporales en nuestra situación actual, ¿hay alguna manera de utilizarlos para ganar para nosotros los recursos eternos, que va a durar para siempre, en nuestra situación futura?

Y entonces Jesús viene a esta misma cuestión desde un ángulo diferente. Estos recursos que tenemos ahora no son realmente nuestros; pertenecen al Señor como su verdadero propietario, y nosotros somos simplemente administradores; él nos ha designado para administrarlos, de acuerdo con sus propósitos. Así no es una cuestión de lo que nosotros queremos hacer con estos recursos; sino de qué quiere él, el propietario, que nosotros, los comisarios, hagamos con sus recursos. ¿Y por qué nos confiará la riqueza verdadera y eterna, si no hemos sido fieles con la efímera, la riqueza engañosa que tenemos ahora?

Así tenemos estas dos preguntas: ¿cómo manejar estos recursos temporales con el fin de obtener para nosotros recursos eternos? Y: ¿Qué quiere el verdadero amo que nosotros, como mayordomos, hagamos con estos recursos temporales que pertenecen a él? Y, por supuesto, la respuesta a ambas preguntas es la misma.

Sabemos que muchos a nuestro alrededor quedan atrapados en las cosas de este mundo. En lugar de usar estas cosas como medio, ellos las siguen como si fueran el objetivo, como si fueran el propósito de sus vidas; les sirven como si fueran su dios. Esto es lo que hemos escuchado en la primera lectura, tomada del profeta Amós: sobre las personas que no pueden esperar para terminar con la oración y la adoración a Dios, para volver al proyecto de hacerse ricos; y que están dispuestos a engañar y oprimir a los pobres, para hacerse ricos. Y sabemos que hay muchos que quieren: una gran casa en un gran barrio; un gran coche, un gran trabajo con un gran salario; grandes actividades, grandes vacaciones; y más sucesivamente. Ellos trabajan como esclavos, con la esperanza de comprar la felicidad.

Pero, ¿funcionará? Como nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, nos ha recordado recientemente: “Basar la felicidad en los bienes materiales es la mejor manera de llegar a no ser feliz.” Y eso no es sólo en esta vida, sino también en la siguiente.

Pero ¿qué quiere Dios? Oímos que San Pablo escribió en la segunda lectura que Dios quiere que todos se salven y todos lleguen al conocimiento de la verdad.” Dios quiere que nuestros corazones sean transformados hasta ser tan amorosos y generosos como el Sagrado Corazón de Jesús; quiere que nuestros corazones se conviertan en los corazones de santos. Y quiere satisfacer las muchas necesidades de las personas que nos rodean, tanto materiales como espirituales, a través de nosotros. Y estas cosas van juntas.

  • Los recursos materiales que Dios nos ha dado, él ha dado no sólo para suplir nuestras necesidades, sino también las de los demás. Él quiere que cuidemos de estas cosas que él creó, de manera que podamos utilizarlas para satisfacer las necesidades de aquellos que los necesitan.
  • Y él nos ha dado dones espirituales también. Porque hay muchos que necesitan amor; que necesitan misericordia; que necesitan ánimo; que necesitan saber la verdad; que necesitan crecer en bondad. Y Dios ha dado a cada uno de nosotros los dones espirituales que podemos dar a su vez a los que nos rodean.

¿Qué necesidades ha visto en los que le rodean? ¿Qué necesidades materiales? ¿Qué necesidades espirituales? ¿Qué dones tiene usted en sus manos que podrían satisfacer esas necesidades? ¿Está moviendo el Señor el amor en su corazón para utilizar esos recursos temporales para satisfacer esas necesidades?

Y al hacer esto: entonces encontrará la felicidad de amar y dar, aun en esta vida; entonces usted será haciendo amigos en la eternidad; entonces será realizando los propósitos del Creador de todas estas cosas, que le dirá: “Bien, siervo bueno y fiel; sobre poco ha sido fiel, sobre mucho te pondré.
Entra en el gozo de tu señor.” (Mt 25, 21)

+

¿Quieres mandar una carta al Padre Dan?

Advertisements

The URI to TrackBack this entry is: https://frdangallaugher.wordpress.com/2013/09/22/de-lo-que-no-puede-guardar-para-ganar-lo-que-no-puede-perder/trackback/

%d bloggers like this: